lunes, 24 de abril de 2017

Blackbird de David Harrower. Dirigido por Carlota Ferrer

Blackbird Beatles Harrower Carlota Ferrer Irene Escolar Teatro Kamikaze cartel

Tenemos que estar orgullosos y agradecidos por las propuestas tan arriesgadas que se están haciendo en el panorama teatral español, ¡no todo es Shakespeare! En general, un compendio de buenos textos, ingenio y planteamientos muy atractivos con los nuevos (o no tanto) nombres de la escena madrileña. Un ejemplo de ello es la nueva producción de los Kamikaze bajo el beatlemaníaco titulo Blackbird. La historia del reencuentro de Una y Ray, unos personajes con un pasado común que les marcó de por vida. Este controvertido drama de David Harrower con ecos a cierta novela de Nabokov, nos presenta a Irene Escolar y José Luis Torrijo en una obra inteligente, sobrecogedora y comprometida sobre el amor prohibido. ¿Alguién da más?



Blackbird Beatles Harrower Carlota Ferrer Irene Escolar Jose Luis Torrijo Teatro Kamikaze escena

Un pájaro siempre es un elemento representativo de la libertad que en este caso toma una tónica retorcida y diferente. Este juego de contrastes funciona muy bien con unos  protagonistas encerrados en un espacio escénico (maravillosa y eclecticamente planteado) que les asfixia poco a poco haciendo que su ansiedad explote. ¿Esto es el amor? Esa es la pregunta que sobrevuela a los espectadores durante los 90 minutos de representación y la respuesta no es nada fácil.

Blackbird Beatles Harrower Carlota Ferrer Irene Escolar Teatro Kamikaze escena


Bien es cierto que la lucha de titanes que se lleva a cabo en el escenario era algo obvio pero los resultados están más lejos de lo que nos llevan las especulaciones. No siguen convención alguna, rompiendo moldes con unos personajes que son de verdad. Escolar y Torrijo se descubren ante el público con unos roles que les vienen ni que pintados. El fruto de un trabajo actoral de altura. La propia obra guía al espectador por diferentes estados emocionales de la mano de los intérpretes, jugando con diferentes géneros, desde el cine, la danza contemporánea o el musical. A pesar de todo, sus momentos más brillantes se producen gracias a su economía y minimalísmo interpretativo. La propuesta escénica hay veces que no ayuda, distanciando al público más convencional con decisiones que tienen poderío visual pero que desdibujan un poco la historia. A pesar de su carácter expresivo, no aporta nada que no lo comuniquen los personajes con sus actitudes y estados de ánimo. 


Así nos encontramos ante un ave hermoso, que apreciamos en la distancia. Oímos su canto desconsolado y no podemos hacer nada, solo disfrutar de él y admirar sus alas, su tupido plumaje y recordarlo cuando se vaya para no volver jamás.

miércoles, 8 de marzo de 2017

El guardián invisible (2017) de Fernando González Molina

El guardián invisible marta etura la pelicula dolores redondo cartel
Vía: Filmaffinity
Como ya he comentado en más de una ocasión, el marco donde se sitúan las historias es clave para que un producto poco original encuentre su hueco, convirtiendo algo sobado en todo un descubrimiento cinematográfico. El lugar donde acontecen los hechos es tan importante que puede definir personajes y tramas. Una buena película no puede pasar por alto este punto. El guardián invisible encuentra su mejor baza en esto mismo. Un género habitual en superproducciones de Hollywood: el psicothriller tiene una estructura muy marcada que hace que todo funcione a las mil maravillas. Así que la ventaja de inicio con la que cuenta la película para funcionar en taquilla es el empleo de la localidad navarra donde se enmarca, así como el juego de contrastes con un ambiente muy bien definido (dado que la mitología vasca juega un papel fundamental) en la cinta de Fernando González Molina.


El personaje de Amaia Salazar se tiene que enfrentar a su pasado para resolver un caso de asesinato. Su vuelta a España tras su paso por el FBI le traerá problemas con sus compañeros de curro, sus antiguos vecinos y sobretodo con su familia. Marta Etura encaja a la perfección y defiende con entereza uno de los roles femeninos más importantes de la filmografía española de los últimos años. Una actriz que no tiene que demostrar nada a estas alturas y que da todo en una película que descansa sobre sus hombros.

El guardián invisible marta etura la pelicula dolores redondo cartel fernando gonzalez molina

Cuando nos enteramos de la adaptación de las exitosas novelas de Dolores Redondo, no pensamos hasta que punto iba a funcionar un film como este. Pero el triunfo ha sido palpable desde la primera escena. Los ambientes descritos en los libros casan a la perfección con la sobria puesta en escena de González Molina. Un ambiente sombrío y psicológico, con momentos cargados de tensión gracias a que todos los elementos están tan cuidados. No hay sorpresas pero te mantienen con la atención durante todo el metraje.


En definitiva, son de agradecer estas propuestas de género, sirven para ampliar el mapa de la cinematografía española que año tras año va mejorando. Por calidad técnica, artística y que por fin busca al espectador, sin que para ello tenga que vender un producto inteligente. Esperemos que esta cinta abra las puertas a la realización de los demás libros de la trilogía y que sirva de punta de lanza para un nuevo año de cine español de calidad.

lunes, 6 de marzo de 2017

Big Little Lies (2017). Miniserie

Big Little Lies hbo kidman series nicole reese witherspoon shailene woodley cartel

Es curioso como cada vez hay menos espacio temporal entre las propuestas más potentes de series de TV. Hace unos años, después de terminar Juego de Tronos, Homeland o Walking Dead sentías un vacío que se superaba con el paso de los meses y la salida de alguna que otra novedad seriefila. Pero ahora, con tanta producción y tantas plataformas de difusión, el tiempo se reduce e incluso las propuestas se solapan. Tienes que escribir en un cuaderno o en la app de turno las series pendientes y los nuevos estrenos que tienes que compaginar con las series que sigues "de toda la vida". En este momento, hay tanto material que hay que ser selectivo. Solo nos abrimos a algo nuevo, si la propuesta genera el interés suficiente (o por el boca-oreja, claro) como para darle una oportunidad entre este inmenso mar de series.


De esta guisa nos encontramos cuando vemos toda la publicidad de la que esta haciendo gala HBO España con su reciente aterrizaje como plataforma de VOD. Y admitimos que sus títulos son muy top y que los límites con el cine se han perdido en niveles de calidad. Esto convertía en una decisión importante el darle al play a Big Little Lies y ver que nos quieren contar con el drama dirigido por Jean-Marc Vallée.


Un asesinato. ¿Y qué más? No hace falta más. Así de directo arranca la última producción de la cadena estadounidense. No se sabe quien lo ha perpetrado ni el por qué del delito. Además para más inri se desconoce a quién. A raíz de esto, se nos ofrece un mapa espacio-temporal de los personajes y situaciones tanto previas como posteriores al asesinato. Jugando de una manera interesante para atraer al espectador y a veces despistarlo con una historia en lo que lo importante son los personajes. Ellos te harán una presentación del marco y de las situaciones que se generan a raíz de unos acontecimientos muy cotidianos que harán que más de uno se sienta identificado (y si eres de clase alta más :P). El juego narrativo es más que interesante, dándole un uso muy inspirador al montaje y al sonido, como vehículos de sugestión, insinuando los puntos importantes de los personajes a modo de pincelada sobre sus vidas. Pero, no os preocupéis que luego se irán descubriendo poco a poco cada uno de ellos. Pero la serie intenta dosificar la información al máximo. Así que, a pesar de ser tres episodios, tenéis que ser pacientes porque solo os darán lo justo y necesario para que quieras más.



Big Little Lies hbo kidman series nicole reese witherspoon shailene woodley

Me gusta como algunas historias juegan con la imágenes idílicas de las localizaciones donde se realizan para darle una vuelta de tuerca y mostrarnos que todo no es lo que parece. ¡Gracias Terciopelo Azul! Así, nos encontramos con una California paradisiaca, donde la playa y el mar tiene un valor iconográfico muy potente. Casi se podría decir que el vaivén de las olas se ajusta a las situaciones por las que pasan las protagonistas y contrastando de manera genuina con los dos mundos que nos están retratando.


La intriga es un valor imprescindible en lo que se esta contando. Se podría decir que huele demasiado a The Affair, pero en un ámbito distinto. Si bien, lo que la serie nos plantea es una historia que ya conocemos tanto en estructura como en trama. Es la conjunción de pequeños detalles lo que la convierte en un buen producto. No de los más notables de la casa pero si de los más interesantes de estos primeros meses del año. Y son solo un puñado capítulos, ¡no te cuesta nada!

lunes, 20 de febrero de 2017

La La Land (2016) de Damien Chazelle

Vía: FilmAffinity

Melomanía: Pasión y entusiasmo por la música.

Si por algo se caracteriza el cine de Damien Chazelle es por el amor que profesa a la música (y el Jazz en particular). Un valor que utiliza para crear un híbrido entre las posibilidades narrativas que se produce de su mezcla con el cine. Si bien son medios que se complementan, el joven director es capaz de unificarlos convirtiéndolos en un todo y su último cinta  es clara muestra de ello. Un producto compacto, mezcla de añorado homenaje y modernidad plástica con Hollywood como telón de fondo. Y es que, La La Land es pura dinamita. Las canciones te conducen de una escena a otra con gran virtuosísmo y no te darás cuenta de ello hasta que salgas del cine. Probablemente días después cuando serás consciente de como no se te quitan las canciones de la cabeza porque para que este tipo de cine funcione los temas tiene que ser muuuy buenos. ¡Nosotros ya lo tenemos en el Spotify!



Sin duda, Ryan Gosling sale victorioso del reto gracias a su faceta como músico en el grupo Dead Man's Bones y que seguro le sirvió para interpretar el papel en la nueva cinta de Terrence Malick. Pero no es si no Emma Stone quien se hace con el corazón de los espectadores, con una interpretación que domina a la perfección. Una candida belleza, una emoción frágil y una comocidad ingenua en un personaje que funciona gracias a la química con su partenaire masculino. Sin duda Chazelle no se la a jugado a la hora del casting, siendo esta la tercera película en la que ambos comparten protagonismo.


Drama: Género literario caracterizado por un final trágico. 

Si bien es cierto que para que exista una historia (según Robert McKee) tiene que haber un drama, esto no es condición sine qua non en el género de musical clásico como Sombrero de copa. A pesar de la sencillez de la mayoría de las propuestas, no es si no la conjunción de la música y el baile la que marca la funcionalidad de estas obras. El relato tiene que estar siempre presente, avanzando poco a poco, paso o pasa. Las canciones se benefician de ello como vehículo perfecto para discurrir por ella, ensimismando al espectadorEl drama romántico en concreto es esencial en este tipo de género y La La Land al ser un sentido homenaje, se rige por las mismas claves: El optimismo, la delicadeza, lo ingenuo y la estética visual.



Es verdad que estas claves se rompen con el final, que parece que más que darle la vuelta al musical clásico esta jugando con las emociones del espectador, ya que después de presentarnos un romance durante tanto tiempo no puedes alejarte tanto de eso, a pesar de lo impactante que pueda resultar como último acto.


Sin duda, estamos ante la película del año, que te hará creer en el musical tanto como a nosotros, pudiendo formar desde ahora parte de nuestra lista musical de manera casi inmediata. A pesar de que sigue jugando con los mismos mecanismos que en Whiplash, la historia no es tan potente pero gracias a la ilusión de todo los elementos musicales, es imposible no caer rendido ante esta fábula y creer en el amor. Una vez más...