domingo, 28 de septiembre de 2014

Killer Pizza



Entretenida lectura para los nostálgicos de R.L. Stine


Nunca sabré donde está la delgada línea que separa la novela juvenil de la adulta, ni que ingredientes tienen que tener para formar parte de uno u otro concepto. Pero intentando imaginar, estoy seguro de que "Killer Pizza" viviría en esa línea.

Greg Taylor es el autor tras la obra. Un conocido guionista de cine familiar, responsable entre otras de "Jumanji" (1995), la joya noventera protagonizada por el recientemente fallecido Robin Williams. Taylor escribe una novela más larga de lo normal para este tipo de producto por lo que le es difícil primero encontrar el tono de la misma y después mantenerlo durante todo el escrito. Aún así da forma a un producto notable. 

Toby Magill sueña con convertirse en un chef famoso. Así que cuando consigue trabajo en Killer Pizza le parece que todo va viento en popa. Pero pronto descubre que esa pizzería es solo una tapadera para una organización que se dedica a cazar monstruos.



Tirando mucho en atmósfera y contenidos por las novelas de "Pesadillas", del mítico escritor neoyorkino R.L. Stine, que además se presta para publicitar el libro con una ingeniosa y bien traída frase promocional, que podéis leer en su solapa. De estas novelas, que se leían fácil en una tarde, coge prestado varios elementos. El tipo de narración en primera persona, el adolescente protagonista que se ve inmerso en un mundo fantástico al que tiene que hacer frente y la relación con el resto de personajes. Con bastante más acción y aventuras que estas publicaciones Greg Taylor, entretiene y divierte a partes iguales y lo más importante, engancha y es rápido de leer. Tal vez peque de una narración y un desarrollo sencillo, pero en eso también radica parte de su encanto semi infantiloide y ameno. 



Decir que tiene una secuela titulada "Killer Pizza: The Slice" la cual no he tenido el gusto de leer (aunque ganas no me faltan) y que aún no se ha traducido a nuestro maravilloso idioma.

Para finalizar añadir que se está poniendo en marcha adaptación cinematográfica del libro. En principio correría cargo de Adam Green, el talentoso director de "Hatchet" (2007) y contaría con Chris Columbus como productor "Jumanji"(that´s suspicious) y con el mismo Greg Taylor como adaptador del relato a formato guión. Esperemos verlo lo más pronto posible.

sábado, 27 de septiembre de 2014

Perdida (Gone Girl) de Gillian Flynn a David Fincher

perdida gone girl


Pocas veces me acerco a una novela sin saber nada de ella. Leer este o aquel libro siempre viene precedido de una búsqueda, motivada en su mayor parte por querer conocer la historia, el autor y la crítica de la futura novela a ocupar ese espacio mágico que hay entre el despertador y las gafas de leer en mi mesilla de noche. Y no es fácil.

En este caso, las excusas para hacerme con la tercera novela de Gillian Flynn se deben a su éxito de ventas en Estados Unidos donde se ha convertido en todo un fenómeno literario (desbancando al mismísimo "Cincuenta sombras de Grey"); al buen hacer de su escritora a edad precaria ganadora del premio Fleeming Steel Dagger, denominada como la nueva Patricia Highsmith; y en último lugar, la adaptación cinematográfica de la mano de David Fincher, todo un maestro del thriller moderno.

Todo esto sumado al retorno de un género al que solo acudo en contadas ocasiones y especialmente tirando de clásicos. Nunca me la juego. Como en ciencia ficción.

A España llega sin hacer demasiado ruido (eso cambiará cuando la portada sea la misma que la de la película) de la mano de la editoral de Rodrigo Fresán “Roja & negra” centrada en dar cabida a la novela negra contemporánea lejos de los terrenos nórdicos de RBA que tantos éxitos tienen en la actualidad.

Centrándonos en la obra, nos encontramos a una Flynn que nos propone una de esas historias sencillas, que todos conocemos y ¿amamos?... de: chico-conoce-chica, pero que sirve como vehículo para introducirnos el misterio de la desaparición que da título a la obra en sentido simbólico y literal. Un love story teñido de noir donde nada es lo que parece y donde en cada página encontrarás un nuevo rincón sin explorar del matrimonio Dunne y una nueva pista sobre el caso de Amy.

Estructura muy marcada ordenada por capítulos donde se alternan los protagonistas, para adoptar la mirada de cada uno y tener una perspectiva más global de toda la historia.

Por una parte tenemos a Nick en el presente. Es el marido introvertido, adúltero, desencantado y marcado por la negativa influencia de su padre. Nick pierde su trabajo y decide volver a su pueblo a montar un bar con su hermana Go. Punto de inflexión en la pareja.

Por otra parte Amy, narrando en pasado a través de un diario desaparecido. Ella es su mujer; una niña rica, atractiva y con éxito que encontró en Nick al hombre de sus sueños. No le gusta ser ama de casa, pero se sacrifica por el bien de la pareja. Nos cuenta su pasado y poco a poco vamos conociendo sus circunstancias y la manera en que éstas no concuerdan del todo con el punto de vista de Nick.

La edición española de Perdida (Gone girl). Roja & Negra 2013

Todo esto con un sentido muy naturalista que con el paso de los capítulos va dejando de lado la novela romántica, oscureciéndose hasta mostrar el lado más macabro y visceral de la vida en pareja. La clave de la historia sin duda está en esa evolución no solo en cuanto a género literario sino también en la propia relación de pareja, ese paso del amor al odio e incluso al temor de la persona que duerme a tu lado en la cama, lo queda patente en una de las frases más significativas de la novela, fudamental en una pareja que va a la deriva, que se repiten una y otra vez nuestros protagonistas: ¿Cómo hemos podido llegar a esto?.

Aparentemente no se trata de una historia muy novedosa pero en parte su éxito se debe a una narrativa ágil cargada de diálogos en la que no paras de leer hasta llegar a los agradecimientos, basada en dos géneros que se complementan con valentía y perfección como es la novela rosa y la negra creando un híbrido que hará las delicias de ambos tipos de lectores que sin lugar a dudas querrán encontrar a Amy Elliot Dunne, la "Asombrosa" Amy, nuestra chica perdida.

Pero no podemos pasar por alto, lo que ocurre con cada novela de éxito y uno de los motivos por los que me decidí a abrir la primera pagina de "Perdida", y es sin duda la adaptación cinematográfica. ¿Será fiel al estilo narrativo de la novela? ¿Será capaz de retratar a la perfección el binomio protagonista? No cabe duda de la calidad que imprime Fincher en sus obras pero nos queda la duda de la manera en que estará contada. Será complaciente con los lectores de la novela o buscará una vuelta más a esta intrincada historia. Según algunas declaraciones de la mismísima Gillian Flynn se ha cambiado el final para hacerlo más cinematográfico, así que alicientes no nos faltan a la hora de ir a las mejores salas y comenzar la busqueda de Amy en el celuloide.


A continuación el trailer del largometraje que se estrenará en España el 10 de octubre protagonizada por Ben Affleck, Rosamund Pike, Neil Patrick Harris, Tyler Perry, Kim Dickens, Patrick Fugit, Carrie Coon, Missi Pyle, Kathleen Rose Perkins y Scoot NcNairy.

miércoles, 24 de septiembre de 2014

Nunca es tarde: Cabin Fever (2002) de Eli Roth


De diversión, gore y óperas primas


Acababa de comenzar el nuevo siglo y era inminente la llegada de nuevos realizadores de género. Sangre fresca que le diera al terror un lavado de cara y ofreciera al espectador más fiel un producto diferente. Eso es lo que intento hacer Eli Roth con su "Cabin Fever", aunque el planteamiento fuera el clásico. El responsable de "Hostel" (pelotazo definitivo de Roth con Tarantino a sus espaldas) dirige y co-escribe junto a Randy Pearlstein una historia ochentera, en la que se cuenta como un grupo de cinco jóvenes amigos pierden los estribos cuando resultan contagiados por un virus letal en lo profundo de un bosque. 



Si, el aroma a "Viernes 13" (1980) o a "Posesión Infernal" (1981) impregna toda la cinta y no se lo quita nadie, pero no solo se queda ahí, no es el típico "homenaje" a los tiempos pasados que tanto vemos en el cine de terror hoy en día. "Cabin Fever" es mucho más. Es una ópera prima desenfadada, y eso no quiere decir mal realizada, más que decente. Vale que otros lo hicieron mucho mejor con los mismos o menos medios, véase Peter Jackson con "Mal Gusto" (1987) o Sam Raimi con la ya citada "Evil Dead" (1981) pero al revés que la mayoría de veces, la primogénita de Roth no pasó desapercibida.  Por algo sería... 



En principio cuenta con todo lo necesario para el correcto desarrollo de un producto B de terror splatter. Un escenario alejado y oscuro, unos protagonistas de bajo nivel mental y una amenaza a la que parece no poderse hacer nada para redimirla. Con todo ello el fandom ya estaría contento con la cinta. 

Para los más exigentes, llega la particularidad; la intención de discurso que parece tener entre líneas la película. Un discurso denuncia contra la injusticia y el rechazo en la sociedad. Rechazo por el más débil o por el que parece estar perdido y condenado en la vida usando al virus causante de la pandemia como símbolo del mal. 



Diversión a chorros y gore a borbotones en una ópera prima hecha con cariño hacia el género, pero que no rechaza tener un sello personal sin obviar las pretensiones comerciales necesarias para poder vender la película, que en el fondo es de lo que se trata esto ¿no?

Para los que quieran más decir que Roth (que hace además un pequeño papel en el film) inició sin quererlo una trilogía. La segunda parte es una alocada comedia de terror gore que la mayoría de seguidores no entendió. Data de 2009 y corrió a cargo de Ti West. La tercera y última hasta el momento se engendró con el nombre de "Cabin Fever: Patient Zero" (2014) de Kaare Andrews y puede que se trate con diferencia de la más completa del trío de las portadas calaverianas. 

¡Disfrutenlas!