martes, 25 de noviembre de 2014

Batman: Strange Days (2014) de Bruce W. Timm

Como todos deberíais saber, recientemente ha sido el cumpleaños de Batman. 75 años del nacimiento de este icono creado por Bob Kane y Bill Finger en aquel maravilloso "Detective Comics # 27" publicado en 1939. Una fecha clave para todo fan del cómic, los videojuegos, el cine... y el entretenimiento en general, ¡porque este personaje ha traspasado su propio medio para llegar a todos nosotros! Casi nada.

Entre las muchas celebraciones (en EEUU of course), sentidos homenajes y números especiales, trasciende por méritos más que obvios el cortometraje Batman: Strange Days. Una joya creada por Warner/DC Comics para celebrar el aniversario del cruzado de la capa de mano del señor Bruce Timm. Creador de aquella mítica serie de animación de nombre Batman: The animated serie y por ende máxima influencia de toda la linea de animación de la compañía estadounidense.



Actualmente se ha editado un tomo recopilatorio con sus mejores historias para el cómic con su amigo Paul Dini en los guiones, bajo el título "Amor Loco y otras historias". Recomendadísimo. Bueno, eso... Seguimos... 
En el cortometraje en cuestión Bruce Timm nos cuenta una intrépida historia (que no necesita si quiera diálogos) donde nos sumergimos de lleno en un maravilloso universo desde su primera imagen, con una atmósfera tenebrosa propia de un film de la Universal, donde un monstruo secuestra a una fémina de platino en apuros para llevarla ante el malvado profesor Hugo Strange, considerado el primer villano de Batman por delante de iconos como El joker, Poison Ivy o Dos caras. De repente, hace acto de presencia nuestro héroe, con una imagen que no es la que estamos acostumbrados en la actualidad sino la de sus primeras andanzas por la historieta. Una lucha del bien contra el mal, que ya hemos visto en más de una ocasión (incluida lucha en un precipicio) pero estamos más que encantados de poder recuperar una vez más. Sobretodo si es con este dibujo, está gran animación y una banda sonora impecable que nos hará recaer a mas de uno en el visionado de la serie de dibujos que tanto nos hace añorar.
Es un claro homenaje que hará la boca agua a todo fan del hombre murciélago que conozcan algo de su mitología (¿Quién a estas alturas no tiene algún tipo de conocimiento sobre él?). Pocas más pretensiones, con un segmento tan breve donde prima la aventura y la trama es tan minimalista pero al fin y al cabo, ¿no es esto un aniversario? Una celebración en el que se agradece un regalo como este.

Aquí tenéis el cortometraje. Paladeadlo como el buen vino porque son solo tres minutos, es un trago muy corto.



domingo, 23 de noviembre de 2014

La Comedia de Terror: Una Introducción

Puede que tanto el género de terror como el de comedia sean dos de los pocos que podrían sobrevivir perfectamente a un holocausto cinematográfico. Muy difícil es mirar la cartelera y no encontrar como mínimo uno de los dos entre los productos que se te ofrecen en ella. Aunque bien es cierto que en los últimos años y cada vez con más frecuencia el género de terror, uno de los más primigenios y a tener en cuenta del séptimo arte esta sufriendo un apaleamiento masivo injustificado tanto por parte de la crítica como de las distribuidoras. 

Pero eso amigos y amigas es otro tema del que quien sabe si hablaremos algún día... De lo que si hablaremos hoy será de la fusión entre ambos, ese híbrido que si se da de forma correcta puede ofrecernos un auténtico espectáculo tirando más, eso si, a la carcajada que a los temblores. Y eso que los elementos se pueden repartir equitativamente entre los dos potenciando las virtudes del humor (en general negro) en un escenario terrorífico o ridiculizando los ingredientes tipo de una producción de terror hasta tal punto de darles gracia.




Más sangre por favor

Uno de los recursos más injertados en esta simbiosis es sin duda el gore. Llevar al límite las secuencias splatter hasta tal punto que el festín de sangre se convierta en un desfase tal en la pantalla que poco a poco la comedia se vaya apoderando de la sensación insana que puede dar, por ejemplo, una masacre con un cortador de césped. Si, lo sé, todos estáis ya pensando en Braindead (1992) y eso que yo antes de comenzar a escribir estas líneas no quería caer en el tópico y obviar el film de Peter Jackson, pero como buena obra maestra tuvo que terminar apareciendo. Otro de los ejemplos donde el gore es llevado hasta el extremo cómico es la bastante más reciente Tucker & Dale vs. Evil (2010) donde se juega con la comedia romántica y se hecha mano de los rednecks de la américa profunda. Un inteligente método para acertar en este curioso subgénero.




Clásicos pasados por el filtro de la risa

Una genial manera de llegar a todo tipo de público con una propuesta de estas características es utilizando los iconos ya conocidos por el público generalizado y llevándolos al terreno que se requiere. Utilizando por ejemplo monstruos y personajes clásicos como en la genial El Jovencito Frankenstein (1974) en la que mediante una trama y unos diálogos sensacionales se consigue dar una vuela de tuerca al destino de un personaje tan de culto como es el que creó Mary Shelley. Otro ejemplo lo hallamos en el film de revelador título La Comedia de los Terrores (1963) donde muy astutamente se contrató a varios referentes del terror de la época como gancho para nutrirse en la producción tales como Vincent Price, Peter Lorre o Boris Karloff dando de nuevo un giro con una trama y unos roles atípicos en sus carreras. 




Humor Gótico

Como afirmaba líneas atrás, la mezcla acertada de elementos de un género a otro es vital para el correcto funcionamiento de una comedia de terror. Otra de las formas en la que podemos visionarlo es incrustando personajes estereotipados pero llevados al límite para que funcionen de manera cómica. Algo así como lo que ocurría con el gore pero llevado a cabo con los personajes de la película. Adulterando las características principales de los protagonistas a si como los lugares donde residen podemos encontrarnos con perlas como Bitelchus (1988) o La Familia Addams (1991) que entrelazan la atmósfera y las localizaciones góticas y oscuras con argumentos jocosos y en ocasiones semi-infantiles, siempre construidos con elementos propios de la comedia tales como diálogos ingeniosos y un diseño de personajes tirando a lo divertido.




Acción y Aventuras

Otro de los estereotipos con los que podemos toparnos dentro del terreno de la comedia de terror es aquel que incluye de manera masiva en sus argumentos acción, aventuras e incluso a veces fantasía. Las tramas que mejor suelen funcionar en este aspecto son aquellas que tiran por lo sobrenatural, tales como apariciones del más allá o invasiones alienígenas. Tienden a funcionar bastante bien en taquilla, claro ejemplo de ello son las archiconocidas Men in Black (1997) y sus secuelas, Mars Attacks! (1996) o la más añeja Los Cazafantasmas (1984), todas ellas con un tono familiar notable.




  












Secuelas - Parodia

No siempre ocurre pero en alguna ocasión, después de que un film de terror sea exitoso a nivel comercial se busca un impacto en forma de secuela esperando una reacción jugosa del público. Muy de moda en los años ochenta los argumentos o bien continúan la historia de la primera parte o bien la re-hacen de manera más humorística. La reacción de los fans varía bastante pero en general no suelen ser aceptadas, por lo menos, como la secuela oficial del film que les precede. En este campo destacan la chusca y divertida La Matanza de Texas 2 (1986) o la nueva y desternillante revisión al universo creado por Sam Raimi con Evil Dead 2: Terrorificamente Muertos (1987). 





Comedia de Terror Cañí

Nuestro país no se ha librado de esta tendencia y ya en los ochenta (década que sirvió para probar este formato) comenzó a cruzar historias y personajes terroríficos con el humor hispano de manera más o menos acertada. Buenas noches, señor monstruo (1982) se nutrió de una idea que se llevo a cabo décadas atrás y que antes comentábamos con La Comedia de los Terrores. Utilizando personajes icónicos e incluso siendo interpretados por auténticas leyendas del género tales como Paul Naschy en su habitual rol de hombre lobo español. Más tarde, los inicios del ya cineasta de culto Álex de la Iglesia estuvieron marcados sin duda por la comedia de terror gamberra, con altas dosis de humor negro y violencia, véase Acción Mutante (1993) o El Día de la Bestia (1995) aunque tampoco se ha desviado demasiado de estas pautas hasta la actualidad. Como último referente citar a Álvaro Sáinz de Heredia que se alimentaba de repartos ampliamente conocidos, rostros fáciles de identificar en la España de la época ya que sus intervenciones humorísticas en televisión estaban a la orden del día. De estas uniones salió Aquí huele a muerto... (¡pues yo no he sido!) (1990) con el famoso dúo de comediantes Martes y Trece o la recomendabilísima Brácula. Condemor II (1997) con el Chiquito de la Calzada interpretando al vampiro más famoso de la historia.








     









Por el momento el viaje ha sido hasta aquí. Y ya saben, si alguna vez dudan sobre que visionar o no les apetece un extremo tanto terrorífico como hilarante no lo piensen más, busquen el nada despreciable mundo de la comedia de terror, al menos ya tiene algo donde elegir.

jueves, 13 de noviembre de 2014

Perdida (2014) de David Fincher



Llegó el esperado día. Por fin, hemos visto Perdida, una de las cintas más esperadas de la temporada cinematográfica, y ¡hoy os lo vamos a contar!
La película tiene un arranque prometedor, con un prólogo en forma de un plano único de la nuca de nuestra protagonista que encierra muchas de las claves de la historia. ¿Quién es esta extraña pareja?
Un buen día, Nick Dunne (Ben Affleck) vuelve a casa del trabajo y descubre que ha desaparecido su mujer, Amy (Rosemund Pike). Rápidamente se pone en contacto con las autoridades, arrancando así la maquinaria policial que llevará el caso. Durante el desarrollo de la investigación una serie de pistas apuntará directamente al propio Nick como asesino.

La adaptación de Gone Girl por parte de David Fincher, es una versión muy fiel a la novela. Algo esperado teniendo encuenta que la guionista es la propia autora. Gillian Flynn no tiene ningún reparo en respetar su estructura literaria e incluso dar uso de los diálogos para que no nos perdamos la literalidad de la fuente original, solo eliminando momentos puntuales que no son estrictamente necesarios, pero que en opinión del que escribe podrían aclarar ciertos detalles fundamentales sobre la personalidad de Amy. Flynn va directamente al grano, sin rodeos a pesar de la más de dos horas de duración pero que con la mano experta de Fincher se pasa en un suspiro. Una historia con un giro sorprendente a mitad de la cinta que hará que la ames o que la odies.



Estamos ante una obra que mezcla varios temas interesantes a destacar, como son la crítica a los medios de comunicación y por ende al influenciable índice de audiencia que es la sociedad a la que pertenecemos. Lo que nos lleva a descubrir dos puntos de vista muy marcados en la película: Como se vé uno mismo ante la adversidad y como te ven los demás. Lo que queda muy bien reflejado en ambos papeles del matrimonio protagonista donde el espectador descubre la parte privada y la parte pública de cada personaje. Y como no, todo esto envuelto en un paquete de thriller policíaco (lo que realmente vende la película) en el que tan agusto se desenvuelve el director... Pero realmente, si lo pensamos bien... y vamos al quid de la cuestión, ¿qué es Perdida? Pues ni más ni menos que una historia de amor... así de sencillo. Llevada al extremo, pero una love story al fin y al cabo, con un esquema clásico: 

Chico conoce chica. Chico pierde chica. ¿Y chico la recupera?

Es sin lugar a dudas un gran mosaico de los entresijos de un matrimonio, como bien puede ser cierto díptico de Ingmar Bergman, donde observamos gracias a acertadas elipsis las distintas etapas por las que pasa toda relación desde el primer acercamiento hasta la pedida de mano y la posterior vida conjunta. Todo está dotado de un cierto tono satírico que explota en el último tercio en forma de comedía negra (sí, sí, lo que oyen) que está ahí latente desde los primeros compases de la cinta.

Destacamos el buen hacer del director americano, como suele ser habitual en él, narrando la historia con mucho pulso, de manera firme y elegante con una planifación impecable. Maestro del encuadre perfecto, aunque esta vez sin grandes alardes visuales sobretodo teniendo encuenta que empezó su carrera en el mundo del videoclip, muy al estilo de "Zodiac" o "La red social"(si obviamos la famosa secuencia de la regatas, claro).


Una de la obra más importanes de este curso cinematográfico, que hará las delicias de los fans del director estaudounidense, con un acertado casting donde brillan con luz propia Ben Affleck y Rosamund Pike, en lo que vaticinamos que será su primer gran personaje. Cada uno con una mirada extraña, misteriosa. Hay algo oculto tras sus ojos y no sabemos el qué. Un interrogante a descifrar. 

Nada es lo que parece. Ni siquiera tu pareja... perdida.

lunes, 3 de noviembre de 2014

Camino de ida y vuelta

Es el primer género cinematográfico, puramente estadounidense como el día de acción de gracias, el béisbol, los hot dogs o Michelle Obama. Surgido a raíz de los asaltantes de aquel mudo tren dirigido de Edwin S. Porter en 1903, que terminaba interpelando con una pistola apuntando al mismísimo respetable. Un mirada única, salvaje, moderna, radical: 
El western.

Asalto y Robo de un tren, 1903 Dirección: Edwin S. Porter

Siendo Estados Unidos un país con tan corta vida, no posee las antiguas tradiciones o historias tan ricas como pueden ser las del viejo continente, pero es verdad que no les hizo falta… al menos al principio.

Decadas después desde la cultura cinéfila de Italia surge un salvaje oeste diferente, satírico, violento y operístico llamado Spaguetti. Peliculas como "Le llamaban Trinidad", "La venganza es un plato que se sirve frio", "Django" o la famosa trilogia del dólar de Sergio Leone reflejan perfectamente el carácter de este género considerado "menor" que tuvo mucho éxito en la década de los 60.

Es curioso como años después son los propios estadounideses los que rinde homenaje al Spaguetti a través del arquetipo de antihéroe encarnado por un actor americano que migró al mediterraneo para convertirse en una estrella,  estamos hablando de Clint Eastwood. La cinta fue "Dos mulas y una mujer", una joyita dirigida bajo la batuta de uno de los mejores directores de acción de la época, el señor Don Siegel.

Dos mulas y una mujer, 1970 Dirección: Don Siegel

Esto es un camino de ida y vuelta, con muchas curvas, donde las cinematografías se miran la una a la otra, porque no importa de donde sea Shakespeare ni lo que significa ser un Ronin, el celuloide no entiende de naciones sino de historias.

sábado, 1 de noviembre de 2014

Comic: Ojo de Halcón - Seis dias en la vida de...



Puede, solo puede que llegue un poco tarde para reseñar el arranque del mejor Ojo de Halcón/Clint Barton de mano de las mentes de Matt Fraction y David Aja (además de la colaboración puntual de Javier Pulido). Sobretodo porque en España vamos por el segundo tomo, pero debido a su lento ritmo de publicación podré estar a la altura del reto de cubrir la serie (o más me vale).

Así, a primera vista lo realmente destacable es el título de la serie que se descubre como un elemento clave. No por ser la aventura en solitario del arquero marvelita sino porque realmente no trata del superheroe en cuestión sino del hombre que hay tras la máscara: Clint Barton, un personaje de la calle que poco o nada tiene que ver con su alterego vengador.
Apenas en un par de viñetas tiene su traje y el arco se limita a momentos concretos donde prima la acción. Incluso se parodia a sí mismo con momentos delirantes donde reside el mayor acierto de la serie, desmitificando el concepto de superheroe sobretodo teniendo claro que él no tiene ninguna cualidad excepcional salvo la puntería. Esto quizás este llevado al extremo convirtiendo a nuestro protagonista en todo un "looser" dandole una peliza si y otra también número tras número, y no se enfrenta precisamente a Skrulls sino a delincuentes de tres al cuarto con cierto acento extranjero y un gusto cuestionable por el chandal Adidas, algo raro para alguien que ha luchado contra Galactus y otras amenazas a nivel interplanetario. Pero este no es ese personaje. A pesar de todo el bueno de Clint cuenta con nuestra simpatía ya que le vemos esforzarse en su batalla diaria con lo cotidiano, una persona de a pie, con los mismos problemas que nosotros (marca de la casa en Marvel desde tiempos de Stan Lee).

La primera viñeta de Hawkeye #1 USA

El estilo de la colección queda marcado a fuego desde la primera página:
Nos encontramos a Ojo de halcón cayendo de un edificio en postura heróica, en una acción vista miles de veces en otros comics de superheroes pero con la salvedad de que al no conseguir sujetarse a ningun resquicio del edificio cae al vacío, chocando estrepitosamente sobre un coche y terminando varios meses hospitalizado. Dejando clara la premisa: Clint es un hombre de carne y hueso.

Y como toda persona corriente no se encuentra nunca del todo solo, todo lo contrario (y más viviendo en Nueva York). Tiene todo un elenco de secundarios de lujo, desde la genial compañera de aventuras Kate Bishop proveniente de Los jovenes vengadores, pasando por sus divertidos y variopintos compañeros de edificio además de importantes cameos de Nick Furia y Tony Stark. Mención aparte se merece su mascota, Fortu. Un perro amante de las pizzas que es ayudado por Clint y que sirve para abrir el excelente primer número de la serie.

Se puede decir que se está convirtiendo en una "moda" este tipo de propuestas, a raíz de los frutos sembrados por el Daredevil de Mark Waid. Descubriendo el lado más simpático de los heroes primando la luz sobre la oscuridad. Quitandole carga dramática y mostrando una vertiente que hace que el lector disfrute de una lectura amable y que no le genere excesivo poso. Ejemplos como la nueva colección de Hulka o los FF del propio Fraction dan testimonio de esta vertiente que está funcionando tan bien en el mainstream comiquero. De todas formas no hay que desdeñar el sentido lúdico de la propuesta pero también es verdad que este es solo el arranque de la colección, veremos en que derroteros andara nuestro arquero favorito aunque ahí queda un ligero atisbo de su cruzada contra el mal a modo de mapa con las misiones a cumplir.

A pesar de todo, no nos olvidemos que estamos ante una serie de Marvel que sabe discurrir de forma fresca e innovadora por un género como este,(bastante estancado por cierto) jugando con conceptos como la sitcom, los videos juegos, aventuras y sustentado en la carisma de su protagonista, a pesar de no ser el Ojo de Halcón que ya conocemos pero que no echamos de menos.  

En definitiva un comic muy bien narrado gracias a un Aja sobradísimo, que juega mucho con los diseños de página nunca visto en comics de corte superheroico. Donde la historia queda eclipsada por la manera de contar del dibujante español. Algo parecido pasa pero en menor medida con los números dibujados por Javier Pulido.



Una serie de gran éxito que esperemos que aguante a su equipo creativo porque son los que sostienen el proyecto con su creatividad y buen hacer, dejando claro que esta arriesgada propuesta da en el blanco con un tiro certero.