viernes, 2 de diciembre de 2016

La reina de España (2016) de Fernando Trueba


Vía: El séptimo arte

La polémica alrededor de Fernando Trueba a llegado a su máxima expresión con el boicot a su nuevo largometraje. Un acto del todo ruín, pues a pesar de que sus palabras no fueron para nada acertadas, no es justo llegar a estos extremos. Al fin y al cabo, intentar defenestrar cultura siempre será algo contraproducente para todos. Pero bueno, centrémonos en lo puramente cinematográfico que es lo que nos interesa...


La reina de España nos trae de vuelta a modo de secuela tardía a los personajes que se nos presentó en La niña de tus ojos. Un reencuentro de los propios personajes e incluso del propio director con ellos y con el género (la comedia) que tanto éxito le dió en el pasado. La historia nos sitúa en la década de los 50, con una Macarena convertida en una estrella de cine mundial(con obvio guiño a Sofía Loren) y que vuelve a su país natal para rodar una superproducción de Hollywood sobre la reina Isabel. Allí se reunirá con Castillo, Rosa Rosales, Julián Torralba y el resto del equipo que rodó la película que le dió fama mundial.




Comedia coral disparatada con mucha crítica social que se sirve del cine como bandera. Un reparto de lujo, con la fotografía de José Luis Alcaine y una producción muy cuidadas son los ingredientes esenciales para la cinta española más importante desde Un monstruo viene a verme. Puede que el mero hecho de realizarse ya tenga mérito a pesar de que el resultado no este a la altura de lo esperado. Puede que 19 años haya sido demasiado tiempo, pero la película es consciente de ello y lo utiliza como virtud. Algo con lo que ya jugaron Truffaut, Bergman o Linklater con mucho más éxito intentando capturar en celuloide la vida misma.


Puede que lo que funcionará tan bien en la primera parte aquí no tanto, ya que el marco de esta no es tan impactante. Pasando del rodaje de una película española en pleno régimen fascista de la Alemania nazi por una superproducción de Hollywood que por razones comerciales se traslada a España para realizar un film sobre Isabel la católica. La nostalgia y el amor de Trueba se plasma en cada fotograma, llegando a lastrar un guión que echa de menos al maestro Azcona pero que cumple como comedia con tintes clásicos pero no como secuela. Una excusa con muchos alicientes que no logra estar a la altura de su legado cinematográfico.

No hay comentarios :

Publicar un comentario