lunes, 7 de agosto de 2017

La extravagancia

la extravagancia novel francisco daniel medina




La verdad es que para mí el acto de leer es un momento placentero y deliberado como una escapada romántica. Tengo que planificarlo, gestionar mi tiempo y ejecutarlo durante un fin de semana. Cuando te haces mayor, la vida se complica hasta acabar supeditado a compromisos familiares, trabajos fuera de horario y citas al médico. Por eso, colocar un libro entre mis manos durante toda una tarde suele antojarse una tarea complicada. Cada vez me limito más a atracones concretos en vez del hábito de lectura diario, lo que me hace ser muy selectivo. A pesar de ello, a veces no hay suerte pero otras, como en este caso, son un éxito y por eso quiero compartirlo con vosotros. Así soy de buen tío.



La novela en cuestión es La extravagancia, la última obra del escritor Francisco Daniel Medina que nos presenta un ejercicio metaliterario para románticos de la letra impresa entre los que me incluyo. Un tal Alejandro Heintzman será el encargado de presentarnos a Ana Couteau y Leo Romance, los creadores de la ficticia corriente literaria que ahora está tan de moda: El extravagantismo. Tras su suicidio y motivado por todo lo que se esta hablando de ellos sin conocimiento de causa, Alejandro decide publicar una particular biografía sobre sus amigos. Como en la mayoría de los casos es difícil establecer un marco en que cual ubicar qué autores, características y qué fórmulas son las que te adscriben a formar parte de dicha tendencia. En cierta manera, aquí se satiriza sobre lo absurdo a veces de estas corrientes y cómo los medios son los que marcan las tendencias más que los propios autores, los cuales no tienen una conciencia global de su propia carrera. Ana y Leo son vivo ejemplo de ello. Ni siquiera saben lo que provocan, ellos escriben desde el corazón sin pensar en marcas o estilos e incluso el lector.



Mediante entrevistas en prensa, recortes, mails y extractos de sus novelas se nos va ofreciendo una descripción más detallada de la historia que motiva a estos dos jóvenes a encerrarse en un ático y dedicarse por entero al arte de la literatura. 
La novela se dedica a la descripción minuciosa de Leo y Ana donde combinan  el esperpento, la cultura indie y lo naïf. En la contraportada se añade de forma acertada la influencia cinematográfica de la Nouvelle Vague, algo que tiene mucho sentido más allá de la cinefilia del relato; ya sea por la libertad que encontramos capítulo tras capítulo, la frescura en los diálogos y situaciones, las elipsis o las referencias culturales. Aquí no importa tanto la historia como transmitir que sienten sus protagonistas ante el mundo que les rodea. Ese agobio de no encontrar su sitio en el mundo, no ser comprendidos por la sociedad y tener que buscar trabajos que no reflejan quienes son. Algo que también hacían los primeros Gordard y compañía.


Por lo tanto, La extravagancia es un canto de amor a la literatura como gozo, deber y vía de escape. Además de retratar la dicotomía de todos los que se dedican a la creación; una lucha constante entre el mundo real y el mundo de sus ficciones. Y como usas la una en favor de la otra en determinado momento, cuando una te decepciona cambias a la otra y viceversa. Vivir dos vidas y hasta que punto eres tus personajes.


Por eso, considero un tiempo bien empleado con La extravagancia. Un tiempo difícil de encontrar pero que cuando estás en plena lectura entras en un estado de felicidad que solo te da la literatura o una escapada romántica el fin de semana.





miércoles, 2 de agosto de 2017

Dunkerque (2017) de Christopher Nolan



Dunkerque IMAX Nolan Cine Bélico Hans Zimmer Tom Hardy Cartel


La grandilocuencia es una constante en el cine de Nolan y personalmente, pensaba que no podía ir a más, pero me equivocaba. El director inglés nos presenta una bomba de relojería que consta de un tercer acto que se dilata toda la película. En resumen, una experiencia cinematográfica de primer orden. No necesita contexto, ni presentación de personajes ni nada. Simplemente utiliza los mecanismos para los que se inventó el séptimo arte en su sentido más primigenio. Casi como de un discípulo de David Wark Griffith se tratara. Su tesis es el poder de la imagen, la fuerza del plano y todo lo que ello lo compone. Casi exento de diálogo pero con un gran trabajo de edición de sonido y de composición musical. Todo esto es Dunkerque, ni más ni menos.


Solo un autor de este calado puede conseguir el éxito de crítica y público en una cinta de un género como el bélico. Aunque también es cierto, que se puede considerar más un film de aventuras propiamente, porque más allá del vestuario o los decorados se podría ubicar en cualquiera de sus películas anteriores. ¡Punto a su favor! El hecho de convertir la historia de la retirada de las tropas del conclave francés en un espectacular blockbuster palomitero es ya un méritorio. Una derrota que podría parece algo carente de interés cinematográfico pero que el director de Memento la dota de una épica colosal y un discurso final muy potente. Por eso, no me sorprende que sea número uno en taquilla.


Dunkerque Nolan Hans Zimmer Acción Bélico WarnerSegunda Guerra



Aunque alabe la pureza de la historia, esto no quiere decir que su estructura y su escala temporal sea poca cosa. Desde el guión se nos plantean tres historias que transcurren en distintos momentos del rescate y que gracias a un brioso montaje se concatenan escenas que harán al espectador componer la historia completa. Un juego que recorre por tierra, mar y aire a un grupo de valientes que luchan contra la guerra: unos para escapar de ella y otros para salvar vidas. El heroísmo y la supervivencia son los temas que se encuentran en cada uno de estas historias. Ninguna de ellas por encima de las demás pero siguiendo un mismo patrón que las llevará a juntarse en el portentoso climax final.



A pesar de que hay actores que realizan un gran trabajo, de la áspera fotografía de Hoyt von Hoyteman o la maravillosa ambientación, no es si no un ejercicio de dirección brutal que nos muestra a un Nolan con todo su potencial. Un cineasta universal que nos brinda una experiencia que supera los limites de la pantalla (sea IMAX o no).

miércoles, 12 de julio de 2017

Colossal (2017) de Nacho Vigalondo



colossal nacho vigalondo anne hathaway jason sudeikis monstruos ciencia ficción cine cartel



Es una bonita sensación  cuando se encienden las luces de la sala, se terminan los créditos y te diriges a la salida pensando en lo que acabas de ver. Paladeando lo que acabas de ver, consciente de que no solo ha sido un mero pasatiempo. Y advertimos que a pesar de todo lo que podamos escribir aquí, no es comparable a la sensación que transmite la última película de Nacho Vigalondo. Una cinta especial, valiente y con mucha personalidad que se atreve a llegar donde sus hermanos mayores ni siquiera soñarían. Una excusa perfecta para pasar por taquilla. Esperemos que funcione bien en el mercado español —a pesar de su poco apoyo en salas— porque merece la pena que estas cinematografías vean la luz. Siendo Vigalondo uno de los directores nacionales más interesantes del momento (Sí, tú también estás incluido Carlos  Vermut) y que indistintamente del género, siempre apuesta por una buena historia.

¿Queréis saber de qué va?

Gloria es una chica que vuelve a su pueblo para encontrar ese equilibrio en su vida que perdió años atrás. Ahí es donde vuelve a aparecer en su vida Oscar, su mejor amigo de la infancia, quien parece ayudarla a encontrar su lugar en el mundo. A priori parece una cinta carne de Sundance y en parte es verdad, sólo en parte. Durante el trascurso de los días, entre escenas de reencuentros, borracheras y adaptación al entorno, Gloria descubre que un monstruo gigante está asolando la ciudad de Seúl. Poco a poco tanto la protagonista como el espectador se van percatando de que hay ciertos aspectos comunes entre el kaiju y Gloria. Es entonces cuando el director se vale de un giro sorprendente donde se descubrirá el detonante de la historia. ¡Ella es el monstruo!



Como es obvio, Gloria es la pieza fundamental de la historia e independientemente de su vinculanción con el monstruo,  Anne Hathaway rebosa personalidad y carisma por todas partes, en un personaje que no cumple los clásicos arquetipos de heroína. Lo cual nos ayuda a vincularnos y sentir total simpatía hacia ella; sin trabajo, sin novio y adicta a la botella. ¿Cómo no enamorarse a pesar de su flequillo?



colossal nacho vigalondo anne hathaway jason sudeikis monstruos ciencia ficción cine



La verdad es que el juego funciona y mucho. El espectador compra la propuesta, introduciéndose en este particular universo del que podrá sacar más de una lectura interesante tras su visionado. El director apunta detalles por aquí y por allá pero a pesar del intimísmo de la historia que subyace, es el elemento de blockbuster el que acapara la retina del público como bien explica Tim Blake Nelson en cierto monólogo. Y para que todo este mecanismo funcione la clave está en sostenerse en la comedia en puntos clave. El humor es una baza que Vigalondo sabe jugar a la perfección, sabiendo en que momento tiene que relajar el relato o cuando subrayar elementos dramáticos, de ciencia ficción o de relato romántico.

 

Colossal es una película que sorprenderá a cualquier tipo de espectador. A pesar de lo bizarro de su premisa, no te suelta en ningún momento desde que te acomodas en la butaca. Los híbridos, como este caso, demuestran que hay cine más allá de las fórmulas y aunque la obra de Vigalondo siempre nos guía por un mapa de carreteras nunca sabemos a donde nos llevará. Aunque las emociones, las sorpresas y el humor siempre están presente un sus inclasificable filmografía. En este caso, nos presenta una delicada pieza filmica que es un rara avis dentro de sus márgenes de producción, como cinta indie estadounidense que es pero que desmuestra que lo realmente importante en una película es su historia.

lunes, 12 de junio de 2017

Batman Renacimiento 1


batman renacimiento 1 ecc ediciones tom king snyder finch janín

Ya que comentamos el arranque de otra serie de DC como era All-star, no pensabamos olvidarnos de la cabecera madre de la editorial. Así que vamos a repasar a continuación lo que ha dado de sí la primera grapa de esta nueva andadura del Caballero de Gotham en España. El comic contiene dos números Batman: Rebirth núm. 1 USA (one-shot) y  Batman núm. 1 USA. En teoría, el primero de ellos sirve para tender un puente entre los acontecimientos ocurridos en el evento Renacimiento y la nueva colección. Siendo sinceros no vale para mucho más que eso. Es un mero prólogo, irregularmente escrito por Scott Snyder (junto a Tom King) y un dibujo del español Mikel Janín que mola pero que simplemente cumple narrativamente (esperamos grandes cosas de él en esta cabecera). La verdad, es que solo aporta unos pocos detalles como son el actual status de Batman y su nuevo compañero Duke. A parte de esto tenemos un villano que juega con un poder un poco hortera pero que sirve para justificar un juego elíptico a Snyder. En realidad, el plato fuerte viene a continuación con el arranque de la serie regular capitaneado en solitario por Tom King. Escritor de moda gracias a excelentes trabajos en Grayson así como El sheriff de Babilonia o Vision y que ahora se encuentra en lo más alto. Mola que se apueste por gente joven que empieza a triunfar.


En fín, el primer número de la cabecera oficial se llama "Yo soy Gotham", un título muy sugerente que podría parecer una frase dicha por el mismísimo caballero oscuro pero que encierra algo más. La historia empieza sin mucha novedad, siguiendo cierta estela de lo que venían haciendo años atras Scott Snyder y Greg Capullo. De repente, un acontecimiento precipita la acción. Un avión se cae directo hacia el centro ciudad y Batman es el único que es capaz de detenerlo. ¡Y que no te quepa duda que hará todo lo que este en su mano para evitar la evidente tragedia!

batman renacimiento 1 yo soy gotham batman finch tom king


A estas alturas ya estas acostumbrados a que Batman sea capaz el solito de solventar cada nuevo problema que se le ponga delante (A pesar de no tener poderes y ser un simple ricachón musculoso). El tío se puede enfrentar a Darkside sin problema alguno y esto hasta cierto punto roza lo creíble en un personaje que gran parte de su atractivo se basa en ser una persona de a pie. Cuando se trata de este personaje nos lo creemos todo. TODO. Él es el mejor.


También es cierto que es un número muy dinámico en el que con cinco minutos tendrás tiempo de sobra para leertelo, ya que la acción es la que conduce la historia. La resolución del conflicto sirve al guionista para plantear el comienza de un arco argumental centrado en unos nuevos personajes que llegan a Gotham. ¿Con qué intenciones? Cuando leamos el siguiente número. 

lunes, 8 de mayo de 2017

Por trece razones (2016). Primera temporada

13 razones para netflix serie suicidio teeneger 13 reasons why
Vía: PopSugar
Aunque en otros países podamos estar agotados de historias en institutos americanos, parece que en EEUU les queda cuerda para rato. A pesar de dicho desgaste y cumpliendo en gran medida con todos los estereotipos habidos y por haber, encontramos en Por trece razones una versión distorsionada e interesante de este subgénero teenager. Una interesante vuelta de tuerca que gira hacia el thriller a pesar de no separarse ni un momento del drama social, creando un híbrido muy compacto, donde se utiliza a los estudiantes para contar algo mucho más profundo.


Hannah Baker va a ser un nombre que no olvidarás si te adentras en lo último de Netflix, está basado en la novela de Jay Asher bajo el mismo título y producida entre otros por Selena Gómez. La serie parte del suicidio de esta joven como catalizador de una trama de investigación y descubrimiento personal por parte del verdadero protagonista, el tímido nerdie Clay Jensen. Mediante unas cintas que acaban de forma anómima en sus manos, Clay va siendo confidente de cada uno de los momentos que hicieron a Hannah acabar con su vida. Cada cara representa un motivo, una justificación para ella y para los espectadores. A pesar de ello, la trama no solo se detiene ahí.

13 reasons why cintas serie netflix por 13 razones
Vía: Moviepilot

El montaje es una de las bazas de la serie, siendo un buen ejercicio de ritmo cinematográfico. Permutando entre el presente y el pasado de forma que vayan avanzando ambos con mucho interés para el espectador. Al fin y al cabo, gran parte de la historia se desarrolla en los acontecimientos del pasado pero eso no nos hace perder el interés en lo que esta ocurriendo en el presente con las secuelas de la muerte de Hannah. Esa permuta entre dos tiempos se ajusta a la perfección a lo que se va narrando. Sirve para ir recordando junto con el protagonista todas las vicisitudes del entorno hostil que los rodea, así como su relación amorosa con Hannah. 


Si bien es cierto que hay momentos algo tramposos o estirados, es verdad que su valiente mensaje antibulling es muy potente. Quizás la serie a veces muestra demasiada crudeza pero es una forma de sacudir a la audiencia. Lo cual no evita que sigas viendo un capítulo tras otro. Y sea invetable conocer la verdad de su testimonio.


Así que, dale una oportunidad tanto si te gusta el género como si no es del que a priori más te interese. No te dejará indiferente. Disfrutarla es muy fácil, simplemente tienes que acomodarte bien y darle al play como hizo el bueno de Clay Jensen.