lunes, 16 de enero de 2017

Rogue One. Una historia de Star Wars (2016) de Gareth Edwards

Rogue One Star wars dark vader secuela felicity jones
Vía: Cinemanía


Por lo menos para mí esta película podría ser la verdadera joya que elevara la nuevas propuestas de Disney de cara al futuro de Star Wars. Sin duda, lo que me parecía más atractivo es abordar la historia de otra forma. Me alegré que no se fuera un episodio más de esta gran epopeya galactica sino una especie de apéndice bajo el titulo de "Una historia de Star Wars". Un prisma nuevo con un prometedor director como es Gareth Edwars que venía del cine indie acaparando elogios. Todo esto se ha cumplido, es cierto, pero el peso de la compañía del ratón Mickey es demasiado poderoso. Se nota tanto en Marvel como aquí. Inevitable. Así que no hablamos de algo rupturista sino más bien continuista con lo aportado por J.J. Abrams en El despertar de la fuerza, algo que no es malo pero si es facilón. 



Rogue One nos trae devuelta a esa galaxia tan lejana, donde los rebeldes deben hacerse con los planos del último artefacto de destrucción planetaria del Imperio de nombre La estrella de la muerte. Os suena, ¿verdad? Era una de las grandes incógnitas que han tenido los fans. Una pregunta sin respuesta que surgen al principio de la primera película de George Lucas sobre Star Wars. ¿De dónde habrán salido esos planos que ayudaron a Luke y compañía a destruir la susodicha estación espacial? Así que lo que antes era un simple mcguffin ahora es un puente que confluye entre ambas trilogías y nos sirve para homogeneizar más todos los episodios de una forma ingeniosa. 
   
Rogue one star wars felicity jones cine darth vader




La aventura parte con un grupo muy heterodoxo formado Jyn, Cassian, su droide K-2SO y un grupo de rebeldes que descubren el punto débil de La estrella de la muerte a través de un mensaje oculto del padre de Jyn, un científico que se vió obligado a trabajar para el Imperio y que ella daba por muerto. En la primera media hora se nos plantea todo esto así como se nos presentan los personajes principales, todo muy a fuego lento para luego precipitarse y dar lo mejor de sí como buen blockbuster palomiterio. Es verdad, que a nivel de espectáculo visual estamos hablando de un producto de altura con los mejores técnicos de la industria de Hollywood. Una cuidadísima producción que esta abocada a ganar bastantes premios de la academia en apartados técnicos y que tiene en el pulso de Edwards su principal responsable. Puede encontrarse el director bastante más domesticado que en sus anteriores películas pero es verdad que en estas franquicias millonarias es muy difícil utilizar términos como autoría, porque no quieren personalidad en sus películas quieren estandarizar sus sagas con productos que saben que van a funcionar (y vender juguetes, claro). Las nuevas de Star Wars cumplen ese cometido a rajatabla y la taquilla le da la razón a este modelo de negocio, así que para que más.

Acercándonos al aspecto más fandomero, la verdad es que la película tiene unas apariciones especiales de los personajes más clásicos de la trilogía original que son muy refrescantes y que han dado mucho que hablar. Cameos de todo tipo, algunos con más sentido que otros pero vaya, tampoco nos vamos a quejar de eso. Sin duda, los más significativos son los de Darth Vader y el gobernador Tarkir. Es verdad que sus apariciones son secundarias pero tienen bastante relevancia en la trama y no son un capricho sin más (otra cosas es la manera de realización con la polémica del CGI). Si bien Vader nos muestra su lado más oscuro, destacando una villanía que el personaje no hacía gala desde hace décadas. Tarkin es quien tiene más presencia en los acontecimientos, gracias a sus encuentros con Krennic. Hay una lucha de poder entre ambos para hacerse con los méritos y el control de la Estrella de la Muerte ante El emperador. Y ese pique mola mucho.


Finalmente nos encontramos con una film que sigue la línea marcada por Disney y sin ser tan oscura como se pretendía consigue unos resultados decentes. Una mezcla de épica amable con mucha moralina, dando la cara más heroíca que hasta ahora no habíamos visto en los rebeldes, básicamente porque se enfrentan a una misión suicida, donde hay bajas reales, lo cual le da un puntito muy interesante pero muy justito. Aprobado.

sábado, 14 de enero de 2017

Danzad Malditos de Alberto Velasco


Danzad malditos teatro danza teatro español cine alberto velasco adaptación cartel
Vía: Teatro Español

Danzad Malditos es una obra difícil de catalogar. No entra dentro de los canones tradicionales de su propio formato ni dentro de la cartelera habitual de un teatro comercial, es toda una rara avis en un panorama anquilosado. Es esa oportunidad que no debes desaprovechar si eres un espectador valiente y atrevido que disfruta con productos diferentes. Y eso ha sabido leerlo bien el Teatro Español, que ha decidido reprogramar el espectáculo en las Naves del Matadero.



Pero entonces, ¿de qué trata la historia? ¿recuerdas la película de Sidney Pollack Danzad, danzad malditos? Podríamos decir que la propuesta de Alberto Velasco es una libre interpretación de la premisa inicial de la película como excusa para desarrollar sus inquietudes artísticas. 
Tenemos delante de nuestros ojos a un desfile de malditos que se esfuerzan en llegar a lo más alto y cuyo precio está a la altura de los caprichos de la dramaturgia de esa función en particular. 
Porque los catorce intérpretes dependen de sí mismos, del azar y del público asistente para abrirse camino en la competición y ser los ganadores de este macabro baile de resistencia por parejas. Así que como espectador, nunca asistes a la misma representación ya que en cada una de ellas puede resultar ganadora una pareja diferente que a su vez puede estar formada por todas las permutaciones posibles entre los personajes. Además, cada actor tiene que conocer todos los textos de la obra para interpretarlos en función del momento en el que sea eliminado; una característica radical y moderna que aumenta el atractivo de un propuesta muy interesante ya de por sí y que no se vale de ser una adaptación de una película de culto para vender entradas.

Las maratones de danza de los 20 ́s y los 30 ́s eran puro espectáculo en sí mismas, el reflejo directo del esfuerzo, la entrega, el sudor, las lágrimas donde brillan las miserias de unos pocos aplaudidas por otros muchos distanciados por las necesidades económicas y el ansiado sueño americano.
Queremos reflejar la lucha real de los competidores en estos maratones para lo que los intérpretes de la pieza se aprenderán todo su entramado, todas las escenas, coreografías... Las parejas lucharan en directo por continuar en la obra. Sucesivamente se irán eliminando las parejas que no superen las pruebas de resistencia, estética, azar... solo seguirán adelante los ganadores.
Cada función es una carta en blanco abierta a ser escrita por las parejas que lo merezcan, cada función es distinta de la anterior... y encerrará toda la fuerza de la supervivencia.
Una propuesta nunca hecha en España. Una pieza de Teatro, Danza y Competición.

Alberto Velasco. Director.


Si bien es cierto que la propuesta castra hasta cierto punto la historia ya que la narrativa cede su importancia a la expresividad y estética, los textos que acompañan a los diferentes momentos de la obra están deliciosamente escritos, tanto que nos dan ganas de saber más de cada personaje. Quizá se echa un poco en falta más desarrollo de la historia personal de cada uno de los participantes en la competición para que el público sienta la empatía y las ganas de salvarlos de su desesperado final. 
 
El reparto está más explotado a nivel físico y expresivo que en el aspecto más clásico; cada vez que un personaje baila vibramos con él pero cuando nos encontramos con sus monólogos, a pesar de lo brillante de sus palabras, no descubrimos el nivel o el interés de otros aspectos de la puesta en escena como la música, la danza o la escenografía. Aún así, como ya pasara con La cocina de Peris-Menchetala experiencia que sientes en tu butaca durante el transcurso del espectáculo es tan emocionante que olvidas sus imperfecciones, extasiado por sus altas cotas de belleza plástica.

Danzad Maldito Teatro Español Madrid Espectáculo Premio Max
Vía: Teatro Español


Uno de los aspectos que subyacen del sustrato de Danzad Malditos es una crítica a la situación laboral del actor. Todos los que hemos optado por las artes como profesión, sabemos que ganarse la vida en este mundillo no es un camino de rosas, ya que acaba convirtiéndose en una competición como la que propone la obra. Siempre hay vencedores y vencidos dentro de una espiral que nunca termina. Sin embargo, ya es tarde para salir de ahí, es el camino que has elegido, lo que quieres ser y lo que más amas. Llega un momento en el que no concibes la vida sin crear, sin interpretar, sin dar vida a una idea. Es por eso por lo que te levantas cuando te caes, te sacudes la tierra del suelo y sigues bailando.
Esa metáfora está plasmada en el ADN de la obra, dándonos la oportunidad de conocer la cara más humana del actor: sus dudas, sus preocupaciones, sus miedos, sus anhelos, etc. pero también sus motivaciones, sus ilusiones y aquello que les hace continuar. 
Así vivimos el proceso de humanización del actor, eliminando todos los canones del estereotipo del intérprete. El director los desnuda y los afea hasta el extremo mostrando su cuerpo imperfecto y desesperado, en un ejercicio de desmitificación y humildad.



En resumen, una obra fresca y con personalidad en la que no importan tanto las fórmulas preestablecidas sino el medio de canalizar las sensaciones que te provoca este frenesí de movimientos, sudor, lucha y tierra. Sólo con ver el rostro fatigado de cada actor tras "bajarse el telón" eres consciente del titánico ejercicio del cual has sido testigo.

lunes, 2 de enero de 2017

Comic: All-star Batman #1

all star batman dos caras renacimiento 1 romita scott snyder portada


ECC trae a las mejores librerías especializadas la última incursión de Scott Snyder en el universo del hombre murciélago. Una oportunidad que viene dada por la iniciativa Renacimiento que abarca una vuelta a los orígenes de la compañía de Burbank y que  arrancó en los últimos compases de 2016 en España. 


Ahora bien, la premisa de esta nueva cabecera es muy sencillita. Una escusa para que el guionista de La cosa del pantano se junte con los mejores artistas de DC y así, contar historias alejadas de los margenes de la continuidad con la intención de dar buen uso a la amplia galería de villanos del cruzado de la capa. La serie se dividirá en arcos argumentales ideados por Snyder para poder enfrentar a nuestro héroe favorito contra El pingüino, Mr Frío y demás. En este arranque el antagonista estrella no es ni más ni menos que...


all star batman dos caras renacimiento 1 romita snyder

 
En `Mi propio enemigo´, Batman tiene la misión de escoltar a Dos Caras lejos de Gotham, a un lugar todavía desconocido para el lector... pero el alter ego de Harvey Dent tiene otros planes, claro. Su nivel de influencia nunca antes había sido tan poderosa, poniendo precio a la cabeza del caballero oscuro aludiendo a que puede airear todos los secretos de los ciudadanos de Gotham, que seguramente no serán pocos. Así que el viaje no será un paseo para nuestros protagonistas y a las primeras de cambio ya se verá hasta donde llega el poder de Dos Caras. Estamos ante una de las mejores encarnaciones del ex-fiscal del distrito desde hace años, no solo a nivel gráfico sino a nivel psicológico, colocándole en lo más alto en la escala criminal, un lugar que le había sido denegado.


En este arranque cuenta con los lápices de Romita Jr., la tinta de Danny Miki y el color de Dean White. Esto de por si ya vende el comic pero si vemos el apartado gráfico en cada uno de las páginas, descubrimos que el trabajo esta a la altura de sus nombres, aportando la suma de sus taletos para retratar una espectacular historia que se apoya en su totalidad en la narrativa del dibujo siendo pura adrenalina para el lector que deborará cada viñeta a velocidad de vertigo. Reencontrandonos con uno de los mejores trabajos de John Romita desde quizás su Capitán América. Una oportunidad que esperemos que se repita con sus nuevos trabajos para DC Comics.

 
Así que nos encontramos ante un comic que destaca por utilizar planteamientos más cinematográficos, con la road movie como principal referente y que nos llevará por paisajes hasta ahora desconocidos en la mitología del caballero oscuro. Si bien es cierto que es raro ver a Batman fuera de la ciudad, el marco del viaje es muy apropiado y el constante desplazamiento con toda la acción que nos ofrece convierte este número y seguramente los que viene en un frenesí disfrutable y placentero que plantea otro discurso muy diferente al visto en Snyder hasta la fecha.